8 de febrero de 2012

el tren y el viaje III


A Marta no le funcionaba la nariz. No le proporcionaba información, como el resto de los sentidos, sino más bien una serie de extrañas sugerencias, insinuaciones erráticas o incluso provocaciones. Cuando todo el mundo huele a gasolina, a ella le invade el aroma del heno recién cortado. Hoy, mientras avanzaba adormilada por el intercambiador de Cercanías, le ha sorprendido un fuerte olor a mar, tan nítido, que se ha parado en medio de aquel cruce de pasillos grises y ha mirado instintivamente hacia arriba, como si esperase ver aparecer una bandada de gaviotas volando despacio, casi rozando el techo.

                                                                                                   Blanca N. García Malanda



*Siempre que coges un tren te lleva a tu destino, pero por unos instantes te puede trasladar al lugar dónde quisieras estar. La estación se convierte en un puerto con olor a salitre, a sal... a libertad.

14 comentarios:

Remei dijo...

Te voy a regalar un mar...será difícil enviártelo, a saber dónde lo vas a meter...mientras lo pienso, sigue los pasos de Marta, aunque ya se que lo haces...
Lo tuyo, querida amiga es para estudiarlo...
Cuantos besos quieres?
;)
Tu pide...

Julius Revolution dijo...

Que buen texto, muy original. Me identifico totalmente con tu párrafo final, las estaciones huelen a libertad, a viaje, a aventura...Abrazos amiga.

Sensaciones en Imagenes dijo...

Cada uno tiene su propio tren y recorrido, lo que está claro es que eres al igual que yo una enamorada de mar, así que aunque no puedo hacer como Remei y regalarte un mar, si puedes ver las fotos que pongo del mio, que no son pocas, espero las disfrutes amiga.
Un abrazo.

Ángel dijo...

La fotografías es evocadora de esa ensoñación que apenas dura un par de estaciones. Pero cuanto se disfruta!!!
Un abrazo

don vito andolina dijo...

Hola guapa,como ya veo que llego tarde para regalarte un mar y siendo como soy del norte donde nos encantan los retos..te regalo un océano...elige el que quieras..
Gracias por esta joya, una delicia...pasa buen día, besos estacionados..

CARLOS dijo...

Así son las estaciones de tren, un sube y baja de miles de historias que se mezclan unas con otras... precioso post. Intrépido abrazo :))

ñOCO Le bOLO dijo...


· Con imaginación, los trenes son cápsulas del tiempo. A donde quieras, con quién quieras...
Sigo viajando.

· un beso

CR & LMA
________________________________
·

Laura.M dijo...

Siempre que vamos de viaje empiezan los sueños...si sueñas a donde quieres ir hasta sientes sus olores.
Hoy todo el mundo habla del mar...yo envidio a los que viven al lado y respiran ese olor a salitre...
Un beso

Pluma Roja dijo...

No siempre te lleva a tu destino, te lleva a tu destino si no decides cambiar de idea en el camino. La libertad está en tu decisión final.

Besos,

Juanjo Mediavilla dijo...

Los viajes en tren siempre dan pie a multitud de historias, donde la imaginación en mi caso se apodera del viaje.
Poco a poco va cambiando, yo creo que a peor, la forma de viajar, los propios trenes...
Me gustan las fotos ferroviarias y en este caso la tuya es perfecta.
Un beso

Mari dijo...

Un viaje en tren, unos sentidos que van por libre, un montón de sensaciones...
A mi las estaciones de tren siempre me han dado sensación de tristeza y despedida, supongo que cada uno recuerda las cosas según las vive.
Preciosa entrada Mediterráneo.
Un besazo... y otro.

Bird. dijo...

Hola mediterraneo....
Supongo que la mente vuela ante lo que es la pura monotonia diaria....el cansancio y el aburrimiento general sobre la vida que llevamos puede ser un arma de doble filo...quizas el mar no esta tan lejos de lo que ella suspiraba en esas estaciones con olor a oxidos y gasolinas baratas....seguro que cuando llegue las vacaciones se quitara de toda esa melancolia que invade su corazon y por unos instantes dejara de ser todo tan monotono como para poder suspirar a los cuatro vientos ...amor , paz y felicidad....es bueno tener la mente ocupada y ella imagina cosas que le llenan de vida y de pasiones por descubrir....un abrazo y cuidate.

Ángel dijo...

Una serie genial, bellísima. Te felicito
Un abrazo

Daniel Eduardo Gómez dijo...

Y que bien que podamos volar a ese cielo o a los lugares que decidamos. Me encanta viajar con la mente y lo disfruto. Me asusta nada más que algún día me olvide de volver.

Besos
Tamally maak
Daniel